Acceso Miembros
Las mejores pilladas de Torbe en putalocura.com Las mejores parejitas de Torbe en putalocura.com Los mejores bukkakes de putalocura.com de la mano de Torbe El mejor Spanish Glory Hole en putalocura.com con Torbe La primera vez con Torbe en putalocura.com En la cama con Torbe en putalocura.com El Padre Damián dándole duro a las chicas de putalocura.com

bbw

Vídeos de gordas tetonas y BBW

No te cortas y lo tienes claro: tu sección de vídeos es la de gordas. Vale que está bien eso de cuerpos esbeltos y niñitas de esas delicadas, pero reconócelo: se te quedan entre diente y diente, te saben a poco, para tu gusto tienen poca chicha y menos limoná. En definitiva, que «no se llevan las delgadas, porque sus carnes secas no nos saben a nada», y el mundo está redescubriendo el placer de lo orondo, de las mujeres redondas, carnosas, con curvas, ajamonadas, prietas y contundentes. BBW (big beautiful women, hermosas mujeres grandes) de todo tipo te llenan la retina y los huevos: desde la chica rellenita y feliz consigo misma a la mórbida de alto tonelaje que rebosa en 3D incluso sin tecnología 3D. No hay ninguna que no tenga su legión de admiradores, cada vez menos secretos. ¿Por qué? Coreen ustedes conmigo, caballeros: pues porque «ellos las prefieren muy gordas, gordas, gordas, súper gordas, gordas, gordas y apretáaas».

«Ponga una gorda en su vida y encontraráaaa… felicidad», continuaba la canción del gran Gurruchaga, un auténtico himno a la pasión que despiertan los michelines sin pudor en la cabeza, el corazón y la polla de millones de hombres. Hombres como tú que se sacuden la sardina día sí y día también soñando con zorras de grandes dimensiones. Mujeres con metros y metros cúbicos de carne y folladina, la hormona del folleteo sin descanso. ¿Te suenan?

A lo mejor lo tuyo son las chicas rellenitas, que simplemente tienen unos pocos kilos por encima de lo que se considera “ideal”. Ideal para su puta madre. Porque para ti, ellas sí que están ideales pero de verdad. Perfectas para cogerlas contra la pared y comerles las tetas, bajar a lametones y meter la cara en la panocha antes de follártelas. Son, simple y llanamente, saludables, alegres, divertidas y gozosas chicas normales que están cañón. Bien dotadas de teta, muslo y libido. Y es que ganas de marcha no les falta a estas gorditas.

Te pones sus vídeos una y otra vez porque sacarte jugo por la banana es tu afición. Pero también puede ser que lo tuyo sea ir más allá. A lo mejor estas rellenitas se te quedan en poco e incluso puede que mujeronas grandes en todos los sentidos también. A lo mejor lo tuyo va más allá. ¿Te gustan las auténticamente gordas? ¿Mujeres con pechos más grandes que tu cabeza? ¿Mujeres que no puedes abarcar con los brazos, a las que follar es como meterse en una templadita cama de agua? Ellas también quieren cariño y ser folladas y no dudes de que saben darte algo bueno a cambio. Vas a hacer ejercicio con ellas pero de verdad.

Si ellas son tu rollo, si te gustan las mujeres tan gordas que podrías follarles el ombligo, este es tu sitio. Si te pajeas como un mono soñando con mujeres que tienen tantas lorzas que podrías follarte la carne de sus codos, Putalocura es lo que necesitas. Vídeos a gogó de BBW y, si te registras, material exclusivo para que no le falte pienso a tu ganso.

Culonas folladas por Torbe

La gordura es generosa y se extiende hacia afuera en todas direcciones. Y si algo podemos esperar de una mujer gorda es que va a tener más tetas que las demás y, sobre todo, un culo enorme que hace que nos giremos en la calle. Culos gigantescos y prietos, amplios, orondos, carnosos. Algunas los llevan mejor que otras, pero con los kilos inevitablemente llegan los culos de tamaño apocalíptico. Culos que se presentan como montañas cuando ellas están echadas en la cama.

A Torbe esos culos le ponen el ciruelo como el pico de un alpinista y, como buen montañero que es, no duda en escalar. Dice que quiere hacerse los 8000 y en Putalocura no sabemos si llegará a esa cifra. ¿8000 culos? ¡Imposible! El tito Torbe se ha tomado la apuesta muy en serio y se empeña en tomar esas cumbres cada vez que tiene la oportunidad. Cada vez que llega una Everest a Villacerda, Torbe apresta su piolet y empieza a salivar solo con pensar lo que se le avecina.

Los puertos de montaña de estas mujeres se conquistan con tesón y resistencia y solo los más avezados, como Torbe, son capaces de ir clavando puntas hasta derrotarlos. Cuando llega una de estas golfas calientes, el equipo de Putalocura se monta en el helicóptero de salvamento para poder grabar el ascenso del jefe. Paso a paso, cuesta arriba y sin dudar, Torbe se abre paso y va tomando posiciones, hasta que consigue encaramarse en la cima y gritar de gozo. La montaña hace lo mismo: goza, gime y grita. Y al final, avalancha, nieve blanca, chorretones y revolcón cuesta abajo.

Los culos monumentales de las BBW, las curvy girls, tías rellenitas, gordas o inmensas, inspiran los más bajos instintos de los hombres y eso lo sabes muy bien si estás en esta sección de Putalocura. Los grandes culos, los culazos, esas grandes masas de carne apretada, firme y blanda a la vez, que no hay manera de agarrar sin que desborde por otro sitio, son algo que sentimos la obligación de tomar y disfrutar. Agarrados a esos globos podemos sentirnos poderosos. ¿Quién no quiere amasar un culazo? Besarlo, comerlo, subirse en él, lamerlo, prepararlo, meterle un dedo, dos, tres y luego, clavar la espada en él tan hondo que el que consiga sacarla se convertirá en rey de Inglaterra.

Torbe comparte ese espíritu y ese ansia por los culos de impresión, las caderas potentes de nenas fogosas que tienen tan pocos complejos como muchas ganas. Nenas que descubren que su gordura es una bendición, que son deseadas como buenas hembras, que es mentira que sean segundo plato. Nenas gordas que al descubrir todo eso, al saberse poderosas, deciden venir a Putalocura para entregarse a Torbe y que el mundo lo grabe, lo vea y lo disfrute. Es la venganza de las gordas después de años creyéndose un orco. Quieren follar y que las veas hacerlo, como en una especie de desafío a las flacuchas: puta, aquí estoy yo y vengo a romper pollas.

Y Torbe, pues muy contento con esa actitud. Faltaría más.