Subscribete ya!
Como son las actrices porno que vienen a rodar

“Oye Torbe, pero, ¿como son las actrices porno?”

Y yo les digo que son chicas normales como las que puedes conocer en cualquier sitio. Por lo menos, físicamente. Luego ya lo que tienen en su cabecita es otro cantar. 

Yo haría una primera distinción entre dos tipos de chicas. Las problemáticas y las no problemáticas. A las problemáticas se las reconoce enseguida porque son unas tocapelotas de cuidado desde el momento en que cruzan la puerta de la oficina. Ponen trabas para todo, que “con que actor tengo que rodar”, que “este contrato no me gusta, cámbialo”, que “ahora no puedo ir que tengo que ir al hospital a ver a mi abuelo”, “que me subas el precio por escena, que pagais muy poco”. Todo lo ven mal y a todo le sacan punta. Esas mismas son las que luego hablan pestes de ti por la espalda cuando ya no trabajan más contigo, aunque le hayas hecho famosa, le hayas ayudado en momentos duros, y lo hayas dado todo por ti. Jamás te lo agradecerán y nunca lo reconocerán. Siempre creerán que ellas lo valen, y que todo ha sido gracias a lo guapas que son.

En cambio, por suerte, estan las no problemáticas. Suelen ser chicas que lo tienen muy claro y que se encuentran como peces en el agua en el mundo del porno. Suelen ser simpáticas, cariñosas, no hacen ascos a nada y no miran nunca ni el reloj ni la cartera, y lo más importante, suelen hacerlo por placer. Y eso se nota porque no hay más que ver lo bien que se lo pasan delante de una cámara.

Para muchas chicas el hacer porno es una de las experiencias más excitantes e interesantes de su insípida vida. Les hace sentir deseadas y muy cerdas. Cuando me refiero a cerdas, es que a ellas les encanta provocar y que los tíos se corran viéndolas. Son exhibicionistas por naturaleza y disfrutan provocando al macho. 

El porno es una liberación para ellas, es una manera de poder mostrar al mundo su feminidad y su belleza. Les gusta ser deseadas. Es como cuando salen de fiesta y se maquillan y se ponen guapas, lo que buscan es provocar y gustar. Pues esto es lo mismo, pero tres niveles por encima. 

El sexo sigue siendo un tabú en nuestra sociedad y que una chica diga en público que le gusta provocar y que los tíos se hagan pajas viéndola es una provocación. Podéis echar un vistazo por la redes sociales, Instagram, Twitter, Facebook, y podréis ver miles de fotos de chicas insinuando y mostrándose sexys. Las cámaras de los móviles están haciendo realidad ese sueño. Y nosotros, los hombres, estamos muy contentos de ser testigos de esta evolución de la tecnologia en beneficio de la liberlización del género femenino.

Como os decía antes, yo dividiría en inicio en dos grandes grupos a las actrices porno. Las conflictivas y las no conflictivas. El siguiente subgrupo sería el de chicas que lo hacen por placer y chicas que lo hacen por dinero. Siendo muy sincero, la mayoría de las chicas que vienen con la idea de ser actrices porno, lo hacen por placer. Son chicas que llevan esperando mucho tiempo el momento en el que cumplen 18 años para poder dar el salto y hacer realidad su sueño: ser actriz porno.

Es sorprendente la mentalidad tan abierta de las chicas hacia con el sexo. Me encanta. Tienen muy claro lo que quieren, y es disfrutar del sexo. Ellas saben que en el porno pueden llevar a cabo cualquier experiencia que en la vida real sería dificil de hacer.

Les atrae sobremanera el hacer sexo con profesionales, con gente que sabe lo que hace. A mí me han venido muchas chicas diciendo que les doy morbo y que quieren follarme. Les da igual que haya una cámara o que no la haya, ellas lo que quieren es decir después “he follado con Torbe”. No suelen ser muchas pero si me encontrado bastantes. 

Después habría otro grupo de chicas que sería el grupo de las listas y el grupo de las tontas. En el de las listas estarían las chicas que han estudiado una carrera o que se las ve enseguida que son más inteligentes que las demás, y por otro lado están las tontas que suelen ser chicas con muy pocas luces, chonis de barrio y chicas que provienen de familias desestructuradas que apenas tienen estudios.

No me atrevo a decir cuál es el prototipo de actriz porno que viene, porque un día te vienen tres Choni seguidas y al otro te vienen tres universitarias. Tampoco me atrevo a decir cuál es el nivel social ni económico de las actrices porno porque son tantas y tan variadas que la verdad es que no lo sé. Hay una variedad muy amplio de perfiles de todo tipo.

Luego agregaría otro subgrupo que podría ser el de las limpias y las sucias. Como todo en la vida, hay personas que son más limpias que otras, y yo me he encontrado en muchas ocasiones con chicas que le olía el potorro a rata muerta, o que vienen con un olor a sobaco de tirar para atrás. Más de una vez he tenido que mandar a la ducha a estas cerdas y contemplar como se duchan porque más de una no se ducha correctamente, y cuando salen siguen oliendo igual de mal. En fin, un drama esto de follarte chicas como podéis ver.

Si os digo la verdad, el trabajo de productor y actor porno tiene mucho más de psicólogo que de follador. Yo siempre digo que lo último que se hace es follar, antes hay que conocer a la actriz un poco y crear un clima de bienestar para que todo vaya bien. En una primera cita, acostumbro a hablar bastante con ellas para saber como son. Cuando empezaba en el porno, lo primero que hacia era follar, y luego hablar, ahora es al revés. Será que me estoy haciendo viejo jeje.

Con algunas chicas he llegado a tener relaciones sentimentales, ¿por que no?. Si el amor surje, no seré yo el que le cierre la puerta. Y poco más os cuento, poco a poco os ire contando cosas en la nueva etapa de Putalocura, y conoceréis diferentes aspectos y vivireis en primera persona cómo son y qué cosas han hecho multitud de actrices porno. Tengo anécdotas para aburrir…

Comentarios