Subscribete ya!
Hace un año me detenían

 

¿Como no acordarme de esa fecha?. Lunes 25 de abril de 2016 .9:00 de la mañana.. Encontrábame yo en mi casa durmiendo cuando a eso de las 9 de la mañana alguien da la luz del dormitorio. Pero ¿qué cojones?, Si esto es una broma no tiene ni puta gracia. ¿Será algún amigo con una cámara en la mano haciendo un video para YouTube? ¿Quién es capaz de entrar en el dormitorio de tu casa en sigilo y despertarte de esa manera?. 

 

Respuesta: la policía. Era la policía. Fue mirar hacia la puerta de mi dormitorio, y ver asomar por allí un montón de cabecitas. Nadie se quería perder el momento de mi detención, por lo que había un buen número de policías apelotonados en la puerta de mi dormitorio.

 

Mi vida ya de por sí es bastante surrealista, así que no suelo entrar en pánico ni me vuelvo loco. Improviso sobre la marcha de forma tranquila y sobre todo intento buscar respuestas. 

 

Allí había un hombre de gris, muy delgado, con gafas, que decía que era un juez, y que intentaba explicarme sin éxito qué estaba pasando. Unas 25 personas estaban husmeando mi casa por todos los lados, buscando algo. Y mi primera pregunta fue: que estáis buscando?. Silencio. La siguiente pregunta fue: porque estoy detenido? A qué viene todo esto? Y la respuesta fue que estaba detenido por trata de personas humanas. Yo no entendí muy bien lo que me había dicho, y me preguntaba: me montan todo este lío por tratar con personas humanas? Pero si todo el mundo trata a diario con personas. De qué cojones va todo esto?

 

Mucha confusión, mucho lío y mucha gente. Estaba realmente aturdido, porque yo cuando me levanto necesito mi buena media hora para activarme. Soy como un ordenador viejo, que necesita tiempo para reiniciarse.

 

Por ahí aparece un perro que no para de husmear por la casa. Pregunto que qué hace un perro en mi casa y me dicen que es para buscar drogas y dinero. Les digo que yo soy una persona antidrogas por naturaleza y que están perdiendo el tiempo si buscan eso. Y lo del dinero, deja que me ría un poco, porque en ese momento a mí me acababan de rematar económicamente con otra estafa más, y no tenía un puto duro. Efectivamente, el perro no encontró nada, bueno sí, se volvió loco con un armario, y cuando lo abrieron creyendo los jóvenes policías que habían dado con un arsenal de drogaína y billetes de 500€, lo que se encontraron fue la comida de Ramona, mi querida chihuahua. El policía jefe, bastante acalorado, hizo llamar a otro perro. No se fiaba de ese perro y quiso que viniese otro. Poco entiende de perros ese señor, porque el olfato de un perro es infalible. Por allí paso el segundo perro, y enloqueció con la comida de Ramona de igual manera que el otro. Vaya plan, el jefe policía me decía: escondes muy bien el dinero. Y yo le respondía: pero qué dinero? No te habrás creído lo que dije en una entrevista en un periódico donde afirmaba que yo ganaba millones de euros verdad? Eso fue una troleada que lo dije porque me aburría. No me puedo creer que la policía también se lo haya tragado. 

 

En fin, el registro seguía y cada vez se les veían más nerviosos porque no estaban encontrando nada. Lo pude notar en que en un principio eran bastante cuidadosos y dejaban las cosas donde las habían encontrado, y al final todo era un caos y les daba igual dejar las cosas por el suelo o mal puestas.

 

Un policía que se había apoderado de mi iPad Pro me dijo: veo que te gusta mucho leer, tienes el iPad lleno de libros. Pues sí, y en ese iPad sólo hay libros, os importaría dejarlo aquí y no llevároslo? Mi petición cayó en saco roto, ya que se lo llevaron junto a mis ordenadores, mis dos móviles, los discos duros, cámaras, y un montón de papeles. Se van a volver locos buscando porque yo tengo el síndrome de Diógenes Internetero y sólo en mi ordenador hay 100.000 fotos, y en mis discos duros casi 10.000 videos, y ya no te digo documentos, una barbaridad, porque yo lo guardo todo, unos 300.000 mails quizás? En fin, que no se van aburrir. De hecho, llevan más de un año buscando a ver si encuentran algo. 

 

¿Entendéis ahora por qué me ha costado tanto tiempo remontar? Porque cuando salí de la cárcel no tenía nada.

 

El registro duró unas cinco horas. Lo peor fue la incertidumbre de no saber ni qué estaban buscando ni por qué me hacían esto. Nadie me lo dijo, me enteré semanas después leyendo todas las mentiras que habían dicho algunas personas contra mí en el sumario. Yo en todo momento tuve la conciencia muy tranquila porque sabía que no había hecho nada. Pero no contaba con la mala fe de algunas personas que lo que querían era conseguir sus objetivos por medio de la mentira y pasando por encima mío. 

 

Los cuatro días siguientes en los calabozos fueron de pesadilla. Tener que vivir en un agujero sin poder moverte casi, sin poder hablar con nadie, sin lavarte los dientes, sin ducharte. La comida absolutamente horrorosa. En fin, una puta mierda. Un calvario en el que me pasaba todo el tiempo intentando descifrar el porqué de mi detención. No entendía nada, nadie me decía nada. Mi cabeza daba vueltas buscando respuestas, pero no las encontraba, porque estaba totalmente seguro de que yo no había hecho nada malo. De hecho, colaboraré en todo momento con la policía, facilitándoles todo lo que me pedían. Continuamente les decía: no tengo nada que esconder, así que coged lo que queráis y preguntarme lo que sea, estoy de vuestro lado. Soy vuestro hamijo. 

 

La policía cumplía con su trabajo, y en todo momento el trato fue fenomenal. No tengo nada que objetar. La buena noticia es que mis abogados han hecho un gran trabajo aportando pruebas que echan por tierra todas esas mentiras, y estoy en la calle desde hace cinco meses. Pero aún queda. Algún día se celebrará un juicio y allí nos veremos las caras todos. Soy optimista porque sigo diciendo que todo esto ha sido un gran malentendido y que no es ni de lejos lo que parece. Yo no soy esa persona que han querido vender, con doble vida, oscuro y tenebroso. Yo soy transparente y claro, digo siempre lo que pienso y suelo utilizar mucho mi web y las redes sociales para contar mi vida, mi día a día. Alguien que es turbio, no se muestra, al contrario, se esconde. Yo no.

 

Y una reflexión final: Resulta sorprendente que nadie haya puesto en tela de juicio o le haya dado una vuelta a una de las acusaciones que se han hecho contra mi. Con la cantidad de buenos periodistas que hay en este país... 

 

Una señorita en un primer momento me acusa de agredirla sexualmente, drogarla y amenazarla, y con posterioridad la policía parece ser que ha encontrado pruebas que desmienten la versión de la chica, pero hay medios que siguen diciendo que soy un violador, agresor, y bla bla. Por otro lado, yo soy una persona que tiene todo el sexo que quiere. ¿Qué necesidad tengo yo de violar a alguien?. Todo esto me parece un poco disparatado. Es como si el dueño de un gran restaurante, se dedicase en sus ratos libres a robar comida en las tiendas de los chinos. ¿No os resultaría un poco absurdo? 

 

¿Cómo es que nadie ha puesto en duda la confesión de esa chica (habiendo pruebas como las hay a disposicion de cualquier periodista) y en cambio todos los medios si se han puesto de acuerdo en crucificarme y en dar por verídica esta terrible acusación? Dejemos claro que ella me escribió pidiéndome trabajo, que ella quería ser actriz porno, que ese era su sueño. Yo hice lo que hago con todas las actrices, darle trabajo. ¿Donde está el daño? 

 

Y reflexionemos, ¿Por que la sociedad estigmatiza a las mujeres que quieren dedicarse al porno? Donde estan las feministas que apoyan a la mujer?. Gracias al dinero que ganan en el porno, muchas mujeres son independientes economicamente. Si ella no se hubiera sentido culpable de hacer porno, no le hubiese dicho eso a su padre, y no hubiera tenido que recurrir a la mentira, haciendo tanto daño como ha hecho.

 

De todas maneras ya habrá tiempo de hablar de estas cosas. Espero no verme nunca más en una entrada y registro, ni en los calabozos, ni en la cárcel. No he hecho nada para que me pase todo esto. Sólo espero que esto acabe pronto.

Comentarios