Acceso Miembros
Las mejores pilladas de Torbe en putalocura.com Las mejores parejitas de Torbe en putalocura.com Los mejores bukkakes de putalocura.com de la mano de Torbe El mejor Spanish Glory Hole en putalocura.com con Torbe La primera vez con Torbe en putalocura.com En la cama con Torbe en putalocura.com El Padre Damián dándole duro a las chicas de putalocura.com

Concurso Comedores de coño

El mejor sexo oral en Putalocura

«¿Le incomodan las formas femeninas, señor Lebowski? Mi arte ha sido descrito como fuertemente vaginal, lo cual molesta a algunos hombres. La misma palabra incomoda a algunos. Vagina». Oh, vamos ¿en serio? Julianne Moore, la pelirroja colgada que sale en El gran Lebowski, tiene una opinión un poco exagerada sobre la relación de los hombres con las vallainas. ¡Pero si a los tíos nos encantan los totos! Como sean, todos tienen su encanto: felpudotes como un "gatico acostao", rasurados tan precisos que parecen de látex, gordos como un cojín o chiquititos como un caracol tímido. Mínimos y discretos, exuberantes y generosos, carnosos, firmes, lisos o llenos de pliegues, prietos como un puño o charcos para chapotear. nos gustan por dentro y nos gustan por fuera. No hay un coño que no tenga su adorador, su fiel, su sectario. Un admirador, un esclavo, un amigo, un siervo, como diría López Vázquez. Lo sabes muy bien. El coño es tu triángulo divino y lo adoras con alevosía. Cuando te dejan, juegas al frontón: dándole fuerte hasta que reboten las pelotas. Y cuando tienes antojo, deleitándote con una sublime comida de coño.

Ahora bien, cuando no te dejan ¿qué? Pues a ver vídeos porno de coños, coños y más coños. Chochitos y chuminos de toda clase y condición. Y tu vicio secreto es darte unas buenas mariscadas, así que con la servilleta bien cerca para limpiarte la boquita de gourmet, te dispones a gozar de fuentes y fuentes del mejor producto marino, la ostra de la diosa Venus, el mejillón, la almeja, el berberecho. A dos carrillos y con la mano llena. De polla, claro, pajillero.

Te mola ir a mariscar y te pones un vídeo tras otro de comida de coño. El divino cunnilingus. Aprecias a los maestros de la lengua, esos que saben llevar a las tías a lo más alto de la calentura, hasta que las hacen culebrear de gustazo y retorcerse gimoteando. ESO ES PODER. Comerse un coño en condiciones es la mejor carta de presentación con una tía. Para ellas no tiene comparación con nada y tú lo sabes. Lo sabes y lo practicas. Eso sí que es “arte vaginal” y no lo que dice la pelirroja de arriba. Por cierto, por si te lo preguntas: lo tiene pelirrojo.

Si el ciruelo se te pone bien maduro viendo coñitos devorados y fantaseas con esa suavidad húmeda, ese aroma a puro sexo y su sabor saladito, en Putalocura vas a tener para dar y regalar. Acabarás con tu servilleta para mariscadas empachada de yogur. Agárrate el cimbrel, dale al play y a zambombear que el mundo se va a eyacular.

Comidas de coño: máximo placer en vídeo

Si lo tuyo es el “arte vaginal”, en Putalocura los vas a flipar. Atención, artista, maestro, un paso al frente que tienes que tocar. Acércate al escenario y prueba el instrumental. Dale a la lengua. TOC TOC TOC, PROBANDO, PROBANDO, HOLA SÍ, HOLA SÍ, HOLA, PROBANDO, ¿SE ME ESCUCHA? ¿Tienes miedo escénico? Nada de eso, no tragues saliva. Mejor dásela toda. Si oyes al público animar es que lo estás haciendo bien. Si te esmeras hasta puede que te pidan un bis. Como en la cárcel. La expectación es máxima. Esto va a ser el mejor monólogo de la vagina. Tú cántale las cuarenta ahí. No te equivoques de letra, no sea que te salga «soy el vampiro sin picha y solo chupo chuminos», como decía la canción. ¿O es eso precisamente lo que quieres? Que ser generoso mola y no siempre toca tracatrá. ¿Correcto? Pues dale al play que has encontrado uno bueno.

Y ahí estás, sacándole brillo al sable de carne deleitándote con vídeos de grandes comidas de coño en Putalocura. No te das ni cuenta y estás enfebrecido dale que te pego, pajeándote como un mono, imitando sin saberlo los movimientos de la lengua del afortunado o afortunada que está sacándole el jugo a esa frutita jugosa. Sí, te hemos pillado, estás moviendo la lengua. Lo sabemos porque a nosotros también nos pasa. A nosotros también se nos secan los ojos de tanto ver vídeos porno bien cerdos de gente chapoteando en coñitos empapados, nenas que se retuercen de gusto al sentir los labios y la lengua de sus "tragalmejas". Nenas que aprietan las cabezas contra sus rajas para notarlo a tope. Nenas que quieren que metas la lengua dentro y busques, busques y sigas buscando una perla perdida. Te sumerges entre sus piernas con el hambre de un siglo, atrapado por su calorcito. Dale al play, sacude la sardina.

Pon otro vídeo. Has encontrado uno de contenido exclusivo porque tonto no eres y sabes que si te registras tiene más y mejor. ¿Qué tal desde atrás? ¿Qué te parece cuando la pillas a cuatro patas y metes la cara en esa rajita húmeda, con las manos bien agarradas al culazo y empiezas a comer y comer sin descanso, bien metido en faena, haciendo que le tiemble todo? Las tetas colganderas meneándose con dulzura, o apoyadas en la cama rozándose los pezones, y ese coñito que va dejando fluir un hilillo de flujo muslos para abajo. Y cuando ya está que se derrite, a punto de caramelo, te subes, la agarras por la cintura, apuntas la polla y ziippp, te deslizas dentro con la facilidad del cuchillo en la mantequilla. Después de una buena comida ella no se va quejar ni un poquito, te lo aseguro. Dale al play, mangurrián, y no salpiques mucho.

Nosotros también sabemos lo que es acabar con dolor de huevos de tanto ver coños blanquitos, coños morenos, coños negros de rosado y aterciopelado interior. Coños depilados, coños peludos, coños como césped recién cortado, coños retocados con un triangulito en el pubis y nada más. Lo sabemos de sobra, no te creas. Porque para poder ofrecerte todo este puto material hay que producirlo (en efecto, alguien folla para que tú lo veas), revisarlo y seleccionar la mejor y sí, al final de una jornada tan dura que todos envidiáis (sí, pero es dura), acabamos con las pelotas como dos melones. Y estamos de acuerdo contigo: la mejor manera de quitarse esa molestia es cascarse la paja del siglo.

Sí, y cuando acabes, ponte otro vídeo.



Lo que no encontrarás en Putalocura son los bukkakes de ucranianas forzadas, ni los bukkakes de Boris, ni ucranianas forzadas o llorando, ni bukkakes con abusos. No hay tampoco vídeos de ucranianas vomitando.