El hombre, desde tiempos inmemoriales, ha deseado hablar con los muertos. El ansia por estar, de nuevo, junto a los seres más queridos ya fallecidos, ha sido el aliciente que ha hecho que se inventaran a lo largo de la historia de la humanidad, todo tipo de artilugios con el fin de establecer dicho contacto.

El más popular de todos ellos ha sido la ouija, nombre que viene de la unión de la palabra "sí" en francés y alemán. Comenzó a emplearse con más profusión a finales del siglo pasado. Hoy en día se sigue utilizando y su uso se ha extendido al contacto con seres de otros planetas; son muchos los grupos de contactados que afirman haber tenido sus primeras experiencias de contacto gracias a dicho instrumento.

 

Ouija

 

Ahora bien, ante todo se nos plantea la pregunta de si quien mueve el vaso o la tableta es realmente un ser desencarnado o todo es obra de algún gracioso o impostor. Generalmente, las primeras experiencias con la ouija se tienen en la adolescencia, y en esos casos no es demasiado aventurado afirmar que siempre hay algún participante encargado de mover el vaso para asombro de los demás.

Todos hemos oído, en alguna ocasión, la historia de algún grupo de jóvenes que tras utilizar este instrumento, empezó a padecer desgracias y más de uno acabó en le manicomio. La verdad, es que lo más probable, es que se trate de una leyenda urbana más.

 

Ouija

 

Descartada la hipótesis del fraude, nos encontramos frente a un auténtico misterio. ¿Qué es esa fuerza que hace que el vaso se mueva por el tablero formando palabras y frases coherentes? Por una parte, según los investigadores más escépticos y racionalistas, es la propia mente del individuo la que de forma involuntaria mueve, sin apenas percibirlo, el vaso. De este modo se explicaría que el supuesto espíritu sacara a la luz secretos o intimidades que los presentes no conocen conscientemente, pero sí están en su subconsciente.

La hipótesis más atractiva es, sin lugar a dudas, la espiritista. Tras una invocación, las almas de seres desaparecidos (en muchas ocasiones celebridades de la historia) se nos presentan y entablan comunicación a través del tablero. En algunas ocasiones, la comunicación viene acompañada de fenómenos "poltergeist" (movimientos de objetos) que dan más verosimilitud al evento.

 

Ouija

 

En cualquier caso, hay que señalar que tras haberse realizado pruebas en laboratorios de investigación parapsicológica, los resultados siempre han sido negativos. Nunca se han producido extraños fenómenos y el vaso se ha movido por el impulso de alguno de los participantes.

No obstante, a pesar de ello, el hombre se sigue aferrando a la posibilidad de poder entablar algún tipo de contacto con el más allá, y gracias a esto continúan, entrados ya en el siglo XXI, proliferando las personas que afirman que todo ello es posible. ¿Y por qué no?