Por Boccanegra

A principios del s. XIX en la Abadía de Benedikbeuren, se descubrieron unos manuscritos que hoy conocemos como Carmina Burana, de aproximadamente el siglo XIII. Se trata de una colección de piezas medievales internacionales (de Alemania, Escocia, Toledo…), de carácter profano (salvo algunas piezas sacras), escritas en latín, francés o alto alemán medieval. Son unos textos de carácter espontáneo, escritos por los “Clerici vaganti”, también llamados Goliardos.

Se trata de clérigos y estudiosos, que iban de monasterio en monasterio, de ciudad en ciudad de existencia marginal y vida licenciosa. De hecho, entre estos textos hallamos algunos exaltando la gula, el juego, la prostitución y demás cosas consideradas inmorales. Realmente, vivían bien estos goliardos. Estos poemas se conservan con melodías sencillas, similares a las del canto gregoriano, por lo que no debemos confundir estos Carmina Burana, con Carmina Burana de Carl Orff.

www.putalocura.com

Carl Orff (1895- 1982) es uno de los pocos compositores de tendencia de izquierdas que consiguió sobrevivir en el aparato Nazi de la alemania de los años 30 y 40. Asimiló la estética del régimen, y el “vitalismo”, basado en la inmediatez de la música personificada en aspectos rítmicos y motores (como Stravinsky o Bartok), pero sin “contaminar” con las novedades compositivas del siglo XX.

www.putalocura.com

Con estos planteamientos compone en 1937 esta conocida obra, concebida como una cantata escénica (es decir, música sinfónico coral que se representa, aunque no es una ópera). Esta obra destaca los aspectos más paganos de la vida (el vino, el amor, lo satírico, lo paródico…). La melodía de esta obra, pese a estar inspirada en lo popular, bebe también mucho del gregoriano, pero con la utilización de coros mixtos (el gregoriano se canta a una sola voz), y la orquesta se consigue un destacable efectismo tímbrico y una ostentosa claridad. Orff se adapta totalmente a la naturaleza primitiva de los cantos, manteniendo la simplicidad de la letra. Los coros se escriben utilizando recursos que nos trasladan directamente a los primeros intentos de polifonía (varias voces sonando simultáneamente) de la Edad Media.

www.putalocura.com

Entre las partes de la obra destacan el prólogo, donde se produce una enérgica invocación a la diosa Fortuna; la primera parte que canta a la primavera, la segunda In taberna permite la participación de un barítono solista y un tenor ebrio; la tercera es una apoteosis del amor; y vuelve la invocación a la fortuna del prólogo.

Sin duda lo más conocido es el prólogo, O fortuna del cual os pongo el texto así como su traducción. Espero que disfrutéis de esta impresionante obra, y de esta magnífica versión de Seji Ozawa.


I.- FORTUNA IMPERATRIX MUNDI


1. O Fortuna

O Fortuna
velut luna
statu variabilis,
semper crescis
aut decrescis;
vita detestabilis
nunc obdurat
et tunc curat
ludo mentis aciem
egestatem,
potestatem
dissolvit ut glaciem.

Sors immanis
et inanis,
rota tu volubilis,
status malus,
vana salus
semper dissolubilis,
obumbrata
et velata
michi quoque niteris;
nunc per ludum
dorsum nudum
fero tui sceleris.

Sors salutis
et virtutis
michi nunc contraria,
est affectus
et deffectus
semper in angaria.
Hac in hora
sine mora
corde pulsum tangite;
quod per sortem
sternit fortem,
mecum omnes plangite!

2. Fortune plango vulnera

Fortune plango vulnera
stillantibus ocellis
quod sua michi munera
subtrahit rebellis.
Verum est, quod legitur,
fronte capillata,
sed plerumque sequitur
occasio calvata.

In Fortune solio
sederam elatus,
prosperitatis vario
flora coronatus;
quicquid enim florui
felix et beatus,
nunc a summo corrui
gloria privatus.

Fortune rota volvitur:
descendo minoratus;
alter in altum tollitur;
nimis exaltatus
rex sedet in vertice
caveat ruinam!
nam sub axe legimus
Hecubam reginam.

I.- FORTUNA EMPERATRIZ DEL MUNDO


1. Oh Fortuna

Oh Fortuna,
variable como la Luna
como ella creces sin cesar
o desapareces.
¡Vida detestable!
Un día, jugando,
entristeces a los débiles sentidos,
para llenarles de satisfacción
al día siguiente.
La pobreza y el poder
se derriten como el hielo.
ante tu presencia.

Destino monstruoso
y vacío,
una rueda girando es lo que eres,
si está mal colocada
la salud es vana,
siempre puede ser disuelta,
eclipsada
y velada;
me atormentas también
en la mesa de juego;
mi desnudez regresa
me la trajo tu maldad.

El destino de la salud
y de la virtud
está en contra mía,
es atacado
y destruido
siempre en tu servicio.
En esta hora
sin demora
toquen las cuerdas del corazón;
el destino
derrumba al hombre fuerte
que llora conmigo por tu villanía.

2. Llanto por las ofensas de Fortuna

Lloro por las ofensas de Fortuna
con ojos rebosantes,
porque sus regalos para mí
ella rebeldemente se los lleva.
Verdad es, escrito está,
que la cabeza debe tener cabello
pero frecuentemente sigue
un tiempo de calvicie.

En el trono de Fortuna
yo acostumbraba a sentarme noblemente
con prosperidad
y con flores coronado;
evidentemente mucho prosperé
feliz y afortunado,
ahora me he desplomado de la cima
privado de la gloria.

La rueda de la Fortuna gira;
un hombre es humillado por su caída,
y otro elevado a las alturas.
Todos muy exaltados;
el rey se sienta en la cima,
permítanle evitar la rutina
ya que bajo la rueda leemos
que Hécuba es reina.