martes, 1 de Enero de 2002

Putalocura.com > Cultura > Necia droga > Sexo y droga


Sexo y droga

Experiencias personales habiendo probado todo
Antes de nada, os advierto que son comentarios puramente subjetivos: los efectos de las drogas
Por Dildo de Congost
 
Hola, amiguitos de Puta Locura. Debuto en esta casaputas virtual (¿o era cyberespacial?) con un artículillo sobre ese binomio diabólico formado por sexo y drogas. Hoy, para bien o para mal, os voy a hablar de cómo influye la ebriedad en la carne.

Antes de nada, os advierto que son comentarios puramente subjetivos: los efectos de las drogas dependen mucho de quién, cuándo, cómo, dónde, en

qué cantidades o con quién se tomen y de cómo se mezclen. Así que no quiero quejas en plan:

"Dildorro, tío, ¿qué ha pasao, que yo he tomado un X y sufrí un gatillazo bochornoso?".

Cada cual es cada cual, queridos pichaflojas.

Y cada droga es una galaxia aparte, y como el hecho de que yo colabore regularmente con esta página tiene mucho que ver con la Droga (aunque, en realidad, ahora ya casi no me meto casi nada, porque hago deporte y me da pereza drogarme), esto no es más que un homenaje a Torbe, quien, aunque parezca mentira, no conoce la droga.

Vayamos sustancia por sustancia, teniendo en cuenta que no están todas las mierdas que son, aunque sí son todas las mierdas que están en el Universo de la jodienda tóxica.

ALCOHOLAZO:

es, junto al tabaco, la droga legal más popular. Desinhibe en pequeñas cantidades y en buenas calidades. A las putarracas las suele poner muy cachondas. Yo he visto a tías más estrechas que Ana Botella ponerse culo en pompa a pedir polla a grito pelao tras tomar un par de copas.

No obstante, si la perra lo merece, lo ideal es preparar una cena con buen vino

(¿Mis favoritos? si se cena carne, tinto de más de un talego, si se cena pescado, un albariño cualquiera) y luego pasar a los cubatas (mejor si es g? con cocacola, porque alimenta y trempa y, gracias a la cocacola, provoca menos somnolencia que, por ejemplo, un vodka con limón).

Lo que no se debe hacer es embalsamarse uno en cubatón: el macho corre el peligro de sufrir un gatillazo antológico o caer roto vomitando, y la hembra podría entrar en un profundo sueño o en coma (aunque, bueno, esto en muchos casos es un mal menor... eso, claro está, si no echa las papas o se hace caca y pis).

Pero, en general, no está mal tomarse unas copillas para alternar y calentar motores.

Pero si uno se ha pasado con la botella, lo mejor es pillar un buen mogra de...

FARLA:

la viciosa y engañosa cocaína, en verdad es una droga de idiotas y de nuevos ricos.

Cara, de efectos crispantes y orientada al descerebre, es la droga ideal para quemar noches "de marcha" en blanco y quedar dabuten con los amigos invitando a lonchas (neologismo especializado para decir "rayas" en clave) y manteniendo conversaciones subnormales hasta las tantas de la madrugada.

Eso cuando no la usas, como yo hice en su día, para navegar por internet, entonces es facil acabar al borde del infarto de miocardio: desquiciadas conversaciones en listas absurdas, visitas sudorosas y paranoicas a páginas web de dudosa legalidad, viscosas manchas blancas en la pantalla... durante horas y horas.

Autodestrucción de la peor mezclando dos enemigos del alma pura: internet y perica. (Aunque no dejo de sentir un pinchazo de nostalgia)

Pero lo cierto es que, muchas veces, eso también, una linea te asegura, al menos, media hora de poderío, virilidad, forza y folleteo. Gracias a ese polvo blanco del demonio, tardarás más tiempo en correrte pero, al mismo tiempo, perderás sensibilidad y gozarás menos del acto, que se convertirá en un metesaca mecánico, como de peli porno (no en vano esta droga se usa mucho en el cine X --toma nota, Torbellino--).

Y, poco a poco, la cochina coca será más necesaria para que te excites que una tía. O sea, que los objetivos prioritarios de tus noches locas serán los camellos, y no las cerdas. No obstante, a individuos muy fuguillas o hiperactivos, la Farlopa los pone nerviosos y la cosa puede acabar en patético gatillazo. Cuidado con la cocaína, putos locos. Además, si eres un tipo tenso, casi es mejor que te fumes un...

PORRO:

hace mucho que no me meto humo de costo entre pecho y espalda, más que nada porque mola para otras cosas (como escribir, leer, darle al coco --lo que la gente llama "comerse la cabeza"--, ver pelis o escuchar música).

Pero marihuana sí. La maría es, tal vez, la sustancia que mejor me sienta para "meter" o gayolarme. No debe ser demasiado "jevi" (porque si no la cosa puede acabar en viaje psiquedélico, se te va la cabeza y te olvidas de que tienes una tía a tu lado) ni demasiado "ligth" (porque igual te quedas sobado, para desdicha de la chica que haya tenido la mala pata de caer a tu vera).

Lo mejor es que sea una cosa media, una White Widow, por ejemplo. Entonces, se te disparará la imaginación lúbrica, los olores y el tacto te resultarán mas excitantes y te correrás salvajemente. Pero, eso sí, en menos tiempo. Así que los que seais rapiditos a la hora de vaciar la bolsa de los huevos, lo mejor es que volvais a la Farla.

Una última advertencia: mejor no mezclar los porros con otras drogas, sino con alimentos dulces (chocolate, horchata o turrón, según las fechas), pues producen un bajón de azucar que puede devenir en jamacuco sexual. Algo parecido ocurre con los...

MONGUIS:

para entenernos, setas alucinógenas. Sustancia mágica donde las haya, el gran Terence McKenna (gurú de la era psicodélica) piensa que fue la ingesta de plantas alucinógenas la que llevó a erigirse al primate y luego al Neandertal a convertirse en Cromagnon. O sea, que los

monguis son una droga que te hace sabio, al contrario que la farla, que te hace cada vez más necio.

En cuanto al sexo son recomendables las jaguayanas, pero para tomar, mejor que con la primera putarraca que se ponga a tiro o con una profesional del amor, con una personita de confianza, o, mejor, con una mujer con la que tengas cierta empatía o por la que sientas, al menos, algo de cariño (¿mucho pedir para el pajero medio que lee Putalocura? Tal vez, pero todos podemos enamorarnos durante una noche, aunque sea de mentirijillas y para follar con monguis).

Lo suyo es tirarse 12 horitas (mínimo) sin probar bocado y luego caldear el ambiente con velitas (y es que la dilatación de las pupilas hace que una cerilla parezca una supernova) y en un entorno silencioso, cómodo e íntimo, tomarse los monguis y hacer el amor (que no follar, o también).

Los sentidos se hipersensibilizan y, aunque estemos en la cama con Doña Urraca nos parecerá una top model y la amaremos como a una diosa.

Hace poco tuve una notable experiencia con una gran amiga (que, dicho sea de paso, está bastante buena) y sólo los morreos parecían enormes actos sexuales: yo quería meterme entero en su boquita y nuestras caras se fundían, cual yin y yan, en un único rostro.

Aaaarff, sólo de recordarlo me derrito. El único problema es que, en ocasiones, cuando llega el acto sexual, uno puede, pinchado por el tridente de la lujuria, transformarse en una bestia salvaje y hacer mucha mucha pupa a su partenaire, con lo cual la felicidad se torna en dolor femenino y ambos se quedan a medias.

Otro peligro de los monguis es la ida de olla. Igual que con la maría fuerte, uno se puede quedar de piedra contemplando maravillado el paso del tiempo en el hilo azul de una varilla de incienso. Para eso, si uno prefiere excursion interior, es mejor hacerlo sólo o con amig@s no follables. Y si uno quiere calentarse de verdad, desvíen la vista a Chueca, el reino del...

POPPER:

en plata, la droga de los maricones. Yo, personalmente, nunca la he probado, pero un amigo mio la inhaló una vez y acabó morreando con el tío que se la dió. Y, según me contó, no hizo nada más porque, cuando ya estaba con los pantalones por las rodillas, se le bajó el cebollón de súbito y el pobre vió horrorizado lo que estaba a punto de hacer.

Cuidado, porque esta droga que se inhala y da un subidón efímero pero tremebundo, la utilizan los gays para tirarse a tíos heteros. Pero, eso sí, te pone a 100...

el sexo se transforma en un acto desesperado, salvaje, animal... Mola incluso copular con animales.

En el fondo, es recomendable para el esparrame. Todo lo contrario a lo que ocurre con el...

para mí, una sustancia odiosa. Me pone tenso como un muelle, frío como un témpano y mi virilidad mengua hasta alcanzar el tamaño de un cacahuete... Me pongo a hablar por los codos de tonterías y, al final, me entran unas paranoias dantescas. Y cuando doy con mis huesos en el catre, ni puedo ni pegar ojo, ni mucho menos follar. O sea, un infierno.

Pero eso es, seguramente, porque los hijoputas asesinos de los camellos lo venden muy adulterado con todo tipo de mierdas. Otra cosa muy distinta son las anfetas: recuerdo una velada interminable con una fan mía: nos tomamos un par de centraminas y estuvimos follando sin parar toda la noche. Sólo me corrí una vez (disparando litros de leche en su coño) hacia las ocho de la mañana: ¡estuvimos unas siete horitas fornicando sin corrernos ni parar!

Es lo más parecido que he hecho en mi vida al sexo tántrico (es broma)... Aunque para espiritualidad de

pacotilla, la de las...

PASTIS:

¿y buenri? No siempre. A veces, jodes como un energúmeno incluso con focas de las que pasas bastante o no te molan demasié. Yo una vez le hice sangre en el coñito a una tía, puesto de pastillas y con la polla a 1000 revoluciones por segundo.

Antes, las pastis eran extasis casi puro (de hecho, hay muchos matrimonios no deseados ni deseables provocados por la ingesta de MDMA, que te haría enamorarte perdidamente hasta de tu peor enemigo), pero ahora suelen ser, en los mejores casos, una mezcla de anfeta y mierda, con un poquito de X, lo cual produce un efecto óptimo para el apareamiento más vil.

"Hacer el amor", ni de coña. Pero lo peor es la pasti que lleva jaco (o sea heroína de la peor, de la que se meten los escasos e infelices yonquis que quedan).

En una ocasión, una amiguita y yo fuimos al Baticano (sic), un bareto bisexual y le pillamos un par de rulas a un travesti que estaba buenísimo

Con la golosina de hacer un (imposible pero trempante) trio, le pillamos las pastis a pesar de la mala pinta que tenían. Pero al final, el travelo pasó de mi amiga y de mi, que, tras dar tumbos por el todo el bareto, llegamos

completametne puestos a su casa y caímos doblados en el catre. No nos podíamos ni mover, y aunque intentábamos calentarnos, no conseguíamos levantar ni las pestañas.

Nos quedamos sobados y, veinticuatro horitas después, despertamos deslomados por la resaca y blasfemando sobre el nombre de la puta travesti quien, al parecer, ha cambiado el tráfico por la prostitución. Bien hecho.

Hasta aquí, mi experiencia con droga y cogidas

(bueno, ha habido alguna más, pero prefiero guardarla para mi diario porno). Ya, ya sé que no es gran cosa, pero no soy ni un gurú a lo Escohotado ni un toxicómano ni, mucho menos, un pichabrava. Aunque, por supuesto, hay muchas...

OTRAS:

el caballo, como hemos visto, no es en absoluto recomendable para el acto de apareamiento. Yo nunca lo he probado, pero me bastó con la pasti de la travesti o con ver el filme "Arrebato", de Iván Zulueta, para comprender que la heroína, al contrario de la cocaína, es una ruina... para la cosa sexual. Igual que los antidepresivos...

Hace poco un amigo mío salió con una que los tomaba y le hacía falta dios y ayuda para "calentarla"... Un rollo.

Tampoco me parece recomendable el Special K (AKA "ketamina"), una sustancia demasiado jevi y adulterada, que te lleva a experiencias al borde de la muerte, poco afín con el amor, salvo que se tome una puntita muy pequeña con algo de alcoholazo. Los tripis no los he probado (de momento me faltan huevos, creo que esperaré a mi senectud), pero me han dicho que su efecto es muy parecido al de los hongos (ver monguis) y demás enteógenos (en román paladino: alucinógenos).

Y esa nueva sustancia llamada Salvia (o algo así), tampoco he tenido el valor de catarla, pero, en un reciente viaje que hice a Holanda, un amigo mío perdió por completo la cabeza y la conciencia de donde estaba y de quién era empezó a correr y a chillar disparates dando puñetazos a diestro y sinestro. Se supone que es buena para follar tías sin que se enteren, si les da viaje de buen rollo, ¿pero y si en su visión te ven como un mostruo y salen corriendo? ¿No sería entonces más fácil violarlas sin más? Jajajajaja.

MORALEJA:

Hay mucha gente que no sabe follar sin drogas (por

inseguridad, adicción o complejos mil), pero hay otros que, por ser hipersensitivos (que diría J? o especialmente enfermizos no trempan ni rebozándose el glande en "ala de mosca".

Yo tuve una temporada que fornicaba siempre jarto droga. No se lo aconsejo a nadie. Al principio mola mazo. Pero, al final, la cosa deriva en desinterés sexual... Lo mejor es que, muy de vez en cuando, (o cuando le salga del escroto, pero teniendo en cuenta que cuanto más tiempo pase entre experiencia y experiencia, tanto mejor) uno se de el gustazo de excitarse con sustancias ilegales (o legales) antes de darle al culo, al coño o al manubrio. Con las drogas el sexo alcanza dimensiones insospechadas y, a veces, parece que vas a pasar realmente a otra dimensión, o a conseguir hacer magia, como Crowley. Pero lo cierto es que lo mejor para trempar y disfrutar es el ginseng, la jalea real o la viagra. Jajajaja o hacerse rayas de viagra como decían que hacía Jimmy Giménez Arnau.

Y, well, si una tía es muy dificil o estrecha, es muy lícito "calentarla" con sustancias tóxicas, como algunas de las que hemos comentado. Aunque ahora (joderos y joded, jodidos nostálgicos) con el ambiente preapocalíptico en que malvivimos, es más fácil follar que nunca.

Las tías están a mil y te entran a la mínima, tengan novio o no.

Tengas novia o no. Seas feo (como tú y yo) o guapo (como los Otros). Así que... bueno, tampoco hace tanta falta echar mano de la droga que mata, ni de las aspirinas machacadas con cocacola, ni de las pastillas pa calentar vacas: las cerdas se abren de patas solitas, porque piensan que el findelmundo está a la vuelta de la esquina. En fin, gracias otra vez, Osama, Alá sea contigo y ojalá encuentres, tras la muerte, ese paraíso

de vírgenes y cannabis que profetizó Mahoma. Yo, por mi parte, espero hallar en el Otro Mundo una vida puramente espiritual, sin ataduras carnales ni tentaciones tóxicas.

Tal vez así consiga, al fin, la libertad. Pero usted, amigo pajero, que es un alma inferior, lo mejor es que se meta un par de lonchas, se fume un buen porrazo y, hala, a pasear por Montera de arriba a abajo, entrando y saliendo como un loco de los sex shops y las pensiones de profesionales del amor, en busca del sexo perdido, hasta que llegue el Armaggedon. Qué bonito va a ser, jajajajaja, cuando caigan las bombas.


Tags: sexo - droga - drogas



Comentarios
USUARIO
Alguien que goza aun del sexo.
11/3/2013 - 23:16:08
#1
El sexo es lo mas maravilloso que Dios nos dio y es de disfrutarlo de la mejor manera, cuando hay una mujer y me imagino tambien les pasa a las mujeres, que se esta con alguien agradable, aunque no se le ame se le quiere y nace pasion increible y se necesita ser grande para satisfacer y satisfacerse, en este caso los videos porno lo violentan a uno, pero no concibo que sea un porno zoo, esto para mi no tiene razon.
Deja tu comentario

Nick
Comentario








LOS VIAJES DE TORBE Portugal Lituania Los Viajes de Torbe Alemania Argentina Canadá República Dominicana Hong Kong USA Bélgica Grecia Chile Marruecos Perú Praga Rusia Thailandia Uruguay Holanda Suiza Paraguay Budapest



 







 
 
 
     
 
SECCIONES

18 U.S.C. 2257 Record-Keeping Requirements Compliance Statemen : Please visit EPOCH.COM, our authorized sales agent : Billing Support
Abandona esta web si eres menor de edad : Web de contenido adulto (siguiendo la normativa especificada en la ICRA)
Aviso Legal : Contacto : Putalocura.com - Sexo Amateur, Porno Gratis : Estadísticas mundiales de Putalocura.com : © 2011 Madrid