BUSCAR
 
 
 
domingo, 9 de Marzo de 2008

Putalocura.com > Cultura > Sociedad > Chachas


Chachas

Las que tienen que servir
Todo lo que siempre quisiste saber y nunca te atreviste a preguntar sobre esas mujeres que limpian la mierda en las casas a cambio de dinero

Por Dildo de Congost
http://blogs.putalocura.com/dildo/


“Empleada del hogar”. Es un eufemismo que nuestra sociedad, hipócrita y conservadora, aplica a las señoras a las que se les paga para que limpien la mierda de la casa de uno. Y, sin embargo, el diccionario de toda la vida sigue usando el más bonito, tradicional y castizo término de CRIADA: “persona asalariada que trabaja en las tareas domésticas; sirviente”, dice.

Porque, sí amigos, las señoras que, periódicamente, se dejan caer por nuestra casa para planchar, fregar los platos, limpiar el polvo, abrillantar los suelos, estropajear la taza del váter y, en definitiva, dejar nuestro domicilio particular como una patena, son “criadas”, nos guste o no. También se las llama asistentas, doncellas, chicas, maritornes o fámulas. Pero a mí el nombre que más me gusta es el de chacha, tal vez porque suena más erótico, casi tanto como “chocho”. Así que, a lo largo de este artículo de objetiva investigación periodística las llamaré así: chochos, digo CHACHAS.

www.putalocura.com

La chacha ha ido evolucionando a lo largo de la historia. Poco se parece la clásica criada con librea de hace varios siglos a la robochacha del futuro que sale en las pinículas. En medio, una gran gama de servidoras domésticas multiformes, desde las planchadoras, amas de llaves y mayordomas británicas, que eran elementas aristocráticas al servicio de un amo o ama que casi la trataba como igual, hasta las modestas criadas de la postguerra española.

www.putalocura.com

El gran Mariano Ozores, entre otros, se jartó de dirigir películas de criadas y familias de incipiente clase media-alta española. La mejor criada del cine (sin contar a la oronda fámula negra de “Lo que el viento se llevó”) fue, sin duda, la estupenda Gracita Morales, ideal para meterse en el pellejo de chachita feúcha, poca cosa, pizpireta y respondona, pero, eso sí, muy eficiente. La situación queda muy bien reflejada en el clásico “¡Como está el servicio!” (1968), en la que Gracita interpreta a la criada Vicenta Verruguillo Tolomé (¡pa servirle, señorito!) cuya sinopsis argumental –extraída de Internet Movie Data Base- no puede ser más explícita:

“Vicenta es un ejemplar de "esclava moderna": Abandonó su pueblo natal, Villarrioso, provincia de Cáceres, para trabajar de criada en Madrid. Su primo Manolo también se encuentra en la ciudad, y, por encargo de la madre de Vicenta, se dedica a protegerla de los hombres. Por su parte, Manolo trabaja de sanitario diplomado en una ambulancia, y resulta tener nada menos que 12 novias a la vez, a las que llama indistintamente "Pichurri". Mientras tanto, Vicenta va probando suerte como empleada del hogar en diferentes casas, sin encontrar lo que busca en ninguna de ellas, hasta que conoce al radiólogo doctor Cifuentes, el cual vive con sus padres, Mariano (también médico) y Consuelo. Se enamora perdidamente de él, y se queda a trabajar de criada de su familia. La llegada de Vicenta al hogar de los Cifuentes es providencial, y tanto es así que el padre aconseja al hijo que finja estar enamorado de ella para así retenerla como sirvienta...”

Increíble pero cierto. Aquí tienen trailer:



Gracita también haría de chachita en “Las que tienen que servir” (José María Forqué, 1967), aunque aquí la problemática era otra: las españolitas que se metían de criadas en casas de extranjeros, con los consiguientes ataques de celos y mal rollo de los novios. Toda una crítica a la supremacía económica yanqui. Sinopsis argumental: “Juana y Francisca son las chicas de servicio que trabajan en casa del matrimonio Stevens, y sus novios el prototipo del español medio. Éstos están muy celosos, porque dos fornidos americanos, amigos de los señores, intentan conquistar a sus chicas presumiendo de coche y músculos”.

 

www.putalocura.com

Los tebeos de Bruguera también reflejaron muy bien las tribulaciones de este tipo de empleada, que, por regla general, solía ser vaga, sisona, mezquina, envidiosa y cotilla como una portera. Además, era más de campo que las amapolas, y solía tener nombres como Petra, Robustiana o Celedonia. Eran mujeres que, lejos de servir a ricos, estaban a las órdenes de pobres diablos por cuatro perras, aunque vestían uniformes de criada y llamaban siempre “señorito” a su amo; mal-trabajaban y los chistes siempre eran situaciones cómicas derivadas de su ineptitud. El tebeo siempre acababa con el señorito o señorita persiguiendo a la criada por algún desastre que había perpetrado.

www.putalocura.com

Este tipo de películas y tebeos duraron hasta los años 70, en los que, con el destape, ya se vislumbró la vis erótica de las chachas: la imagen del señorito metiéndole mano a la oronda criada interpretada por Florinda Chico en “Cría Cuervos” (Carlos Saura, 1976) es sólo un ejemplo, pero hay miles más: puñados de sátiros encarnados siempre por Jesús Puente, López Vázquez o Juanjo Menéndez, interpretando a señores de la casa con las manos muy largas que pretendían recuperar toscamente el derecho de pernada del que gozaron sus antepasados. Aquí está el guarro de Arévalo, en un vodevil chusco, haciendo de viejo verde que engaña a su exuberante chacha para verle las bragas:



A partir de los 80-90, aunque seguía habiendo de todo y las chachas llegaron al porno, ya nada fue lo mismo: con el aburrido cine social, sólo había homenajes “entrañables” y documelodramáticos, como “Cándida” (Guillermo Fesser, 2006) o pobres “empleadas del hogar” que, como la fregona María (Ana Fernández) de “Solas” (Benito Zambrano, 1998) intentaban dar pena al espectador con su supuestamente injusta situación. Y yo me pregunto: ¿qué más dará currar de chacha, que de cajera, que de puta, que de presentadora de telediario? Todos son trabajos remunerados, todos son, en el fondo, vender tiempo a cambio de dinero, todos son prostitución. Así, la chacha perdió su alegría y su peculiaridad en una sociedad desengañada y triste.

 

www.putalocura.com

Tras este subjetivo repaso a la chacha en la ficción, vayámonos a la realidad, que siempre la supera. Ahí va un repaso a los distintos tipos de criada que nos han tocado en los últimos años:

LAS DE PUEBLO: con el progresivo abandono del agro, ya apenas quedan este tipo de chachas, pero aún hay chavalitas de provincias que vienen a Madrid o a Barcelona a buscarse las lentejas como “artistas” y acaban cuidando críos o fregando váteres. Sin embargo, es un modelo más propio del siglo XX: chica de pueblo que llega a la gran ciudad sin un duro y, mientras encuentra algo mejor, se mete a chachas en una casa, aunque luego acaba envejeciendo y muriendo en su oficio (convertida en vieja criada cascarrabias al estilo Rafaela Aparicio). Estas especies de chachas también podían acababan de putas o volviéndose al pueblo con el rabo entre las piernas, como Gracita en “Chica para todo” (Mariano Ozores, 1963).

www.putalocura.com

También está la típica señora de la limpieza, de pueblo, que se hace fregona de mayor cuando enviuda o su marido se jubila. Yo he tenido muchas chachas de este tipo de pequeño, y una de mayor, y sí, son entrañables, pero también bruguerianas: son máquinas de romper cosas y perpetrar pequeñas catástrofes domésticas. Aún recuerdo una que, en mi adolescencia, me destrozó una maqueta de la nave espacial Columbia que me tiré meses haciendo.


LAS CRIADAS DE RICOS: suelen cobrar una pasta y servir en grandes palacetes o mansiones de aristócratas o de nuevos ricos, donde a menudo viven como internas, un poco como en la serie de televisión británica “Arriba y abajo”, pero ya sin clase ni orgullo. En orden jerárquica, los tipos de criadas en una casa grande son: criada principal (u housemaid principal), housemaids, camareras, criadas del cuarto de niños (o nannys), cocineras, muchachas de pasillo, criadas de fregadero y la doncella de la señora. No abren la boca para nada, hacen bien su trabajo y algunas están buenísimas. Aunque cobran bien, las más ligeras de cascos suelen hacer favores sexuales al señor de la casa a cambio de pagas extras:



LA LIMPIADORA OFICINESCA: señoras mayores, tipo cándida, o ratas de extrarradio que a menudo se emplean en una ETT o en una distribuidora de chachas que luego las explota por cuatro céntimos. Limpiar una oficina es un trabajo más de batalla que el de limpiar casas: los curritos no quieren que se les remuevan mucho sus papeles y sus cosas y ellas limpian todo por encima, friegan y quitan la mierda de los váteres (tal vez la labor más ingrata). Como curran a horas intempestivas, antes o después de que las horas laborales, están solas y entre ellas se organizan, se montan sus batidas, roban sus cositas y se libran de verse sometidas al acoso sexual, salvo que haya algún pringado haciendo horas extras e intente tirarse a alguna en los servicios. No obstante, suelen ser talluditas y más feas que demonios, así que eso las mantiene a salvo de los oficinistas en celo.

 

www.putalocura.com


LA CHACHA DE BARRIO: tías buenas procedentes del extrarradio, postadolescentes, que sus padres meten de fregonas en casas o colegios mayores para que aporten su grano de arena a la pachucha economía familiar. Suelen ser bakalas que perdieron su virginidad antes de tener pelos en el coño y su objetivo es follar lo más posible: porque les gusta y porque saben que es la única forma de trepar. Se la saben todas y calientan a los chavales o al señor de la casa para convertirse en su amante y así exprimirle. Su intención final es quitarle el señorito a la señora y convertirse ella en la ama de la casa, o bien casarse con el hijo para dar el braguetazo. Este tipo de criada es el responsable de que ahora se les llame “chachones” a todas las chavalas de barrio, sean o no empleadas del hogar. El todo por la parte…


LA PORNO CHACHA:
chaladas con dinero que limpian gratis las casas de tíos por morbo o perversión. Son casi todas profesionales liberales forradas (juezas, leguleyas, ejecutivas, etc) que se anuncian en foros o revistas de sadomasoquismo para limpiar gratis casas de tíos guarros. Cuanto más sucia está la casa, más caliente se ponen. La limpian vestidas de criadas o en pelotas y así se corren: quitando la mierda del váter o de los muebles. Tras dejar el piso como una patena y tener varios orgasmos, cogen la puerta y se van. Algunas también follan, pero la mayoría se limitan a limpiar el piso y pirarse sin más.

www.putalocura.com


LA CHACHA SUDACA: la mayoría del servicio doméstico, en la actualidad, está monopolizado por chachas de origen sudamericano. Dominicanas, colombianas, peruanas y demás, cobran una miseria, sí, pero también han terminado de erradicar la entrañable figura de la chacha de barrio o de pueblo, sustituyéndola por un ser de otra etnia que suele hacer aún peor las labores del hogar (no por nada, sino porque las costumbres higiénicas de otros países son más, digamos, “relajadas”) y suele ser menos “honrada” que la de aquí (aunque mucho más que las rumanas), pero cobra muchísimo menos. Por cuatro reales puedes tener una esclava en casa todo el día que te haga todas las labores del hogar y alguna más. Además, si está buena, no es difícil de follar por un plus o por la cara.

www.putalocura.com


LA NIÑERA: ¿quién dejaría a sus hijos en manos de una desconocida? Muchas madres y padres, desesperados por el exceso de trabajo o compromisos sociales, se ven obligados a hacerlo. El resultado suele ser desigual: muchas veces, se opta por contratar a niñeras que sean amigas de la familia o conocidas, para asegurarse el bienestar de los hijos. Adolescentes que cuidan a los críos mientras estudian, aunque es típico que se lleven al novio a follar mientras los locos bajitos duermen. Pero, aún así, es un riesgo dejar a los niños, sobre todo a bebés, al cuidado de personas que vienen de la calle y no sabemos quiénes son. La niñera psicópata de la película “La mano que mece la cuna” estaba basada en hechos reales y a veces pasan cosas aún más fuertes. Yo no dejaría a mis hijos, si los tuviera, con gente de la calle. Miren sino este video de una niñera que maltrata al bebé, filmada con cámara oculta de los padres:




LA CHACHA ROBOT: de momento es ciencia ficción, pero ¿a quién no le gustaría tener una robochacha como la de los Supersónicos o, mejor aún, una que esté buena? Se podría patear, humillar y follar sin remordimientos ni miedo a chantajes o venganzas. Se la podría llamar, ya por fin, “puta chacha”, mientras se la sodomiza, sin que te denuncie por usar un lenguaje políticamente incorrecto. Esperemos, no obstante, que las robochachas del futuro tengan más curvas que esta que sale en este video de los años 50. Más asexual no se puede:




LA CHACHA CABRONA: son malas personas que, envidiosas de la posición de sus amos, les cuelan sibilinamente malas acciones para perjudicarlos en todo lo que puedan: roban, sisan, mal-limpian, escupen en la comida, se ponen la ropa de la señora de la casa, quedan mal con las visitas, beben de las botellas de alcoholazo del señor... Muchas son cabronas de nacimiento y te putean a la mínima, pero otras se vuelven malas cuando son maltratadas por sus dueños. Moraleja: Cuiden a sus chachas, llévense bien con ellas, aunque sólo sea para tenerlas contentas y que no te busquen la ruina. Una chacha enfadada puede ser muy peligrosa. Como esta limpiaváteres que ejecuta frenéticamente una venganza guarra contra su cruel señorito:

 


Tags: chachas



Comentarios
USUARIO
Carol
9/3/2008 - 21:28:49
#1
La que sale en un video de la chacha de ricos no es Jennifer Aniston???? Madre mia quien la ve en Friends y quien en ese video rancio que ha costado de produccion 4 pesetas
USUARIO
RubiaUnderground
10/3/2008 - 00:32:01
#2
Cuando sea mayor y tenga un piso, quiero una pornochacha. Decidido.
USUARIO
aquelarre
10/3/2008 - 05:58:23
#3
otra nota intrascendente, salvo por la carga racista al hablar de las latinas, sigan asi, esta pagina cada dia es peor
USUARIO
Chachas Guarras??
10/3/2008 - 16:29:40
#4
Otra carga contra las sudamericanas... como si las españolas fueran muy limpias todas y honradas... JUAJUAJUA
USUARIO
tumadresiqueesunchochoconpata
10/3/2008 - 16:56:47
#5
Mi madre es criada y a mucha honra,y prefiero que sea chacha a que se chocho como la tuya maldito hijo de puta.
USUARIO
yonvainer
10/3/2008 - 17:42:23
#6
DEFINITIVAMENTE, UN ARTÍCULO DESARROLLADO DE FORMA TOTALMENTE FUERA DE LUGAR...

RUBIAUNDERGROUND... LÁSTIMA ME DAS CUANDO MUESTRAS TU APOYO EN TODO LO QUE HACE EL GORILA ESTE.
USUARIO
Conciencia
10/3/2008 - 19:20:30
#7
Que cagada se creen los españoles. Denigrando a las mujeres y su origen. Cuando las españolas no sirven para una mierda porque tienen que contratar a extranjeras. De paso los españoles llaman SUDACA a las latinas cuando se mueren por sus culos y tetas y sus tierras paradisíacas. Hace más de 500 años vinieron a sudamerica fue a robar y esclavizar a la gente de estas tierras, para darle las riquezas a sus Reyes y el pueblo de Cabrones le rinden pleitesia. Eso si se llamaría: ESPERMAÑA,,,,,,JAJAJAJAJAJA........
USUARIO
Pepiño
10/3/2008 - 23:39:22
#8
Otro subnormal que pone a todo dios en el mismo saco.
USUARIO
toni
29/3/2008 - 00:25:46
#9
que hija de puta la niñera. solo se merece que la maten
Deja tu comentario

Nick
Comentario

Sígueme en Twitter
Fotos cerdas y descontrol.







LOS VIAJES DE TORBE Portugal Lituania Los Viajes de Torbe Alemania Argentina Canadá República Dominicana Hong Kong USA Bélgica Grecia Chile Marruecos Perú Praga Rusia Thailandia Uruguay Holanda Suiza Paraguay Budapest



 







 
 
¿Cómo comer un coño?
Documento que todo hombre deberia leer para saber como comer bien un coño
¿Cómo es un coño? ¿Cómo se usa?
La mejor manera de comer un chichi a una dama
Esta japonesa te enseña a comerle bien el coño
 
     
 
SECCIONES

18 U.S.C. 2257 Record-Keeping Requirements Compliance Statemen : Please visit EPOCH.COM, our authorized sales agent : Billing Support
Abandona esta web si eres menor de edad : Web de contenido adulto (siguiendo la normativa especificada en la ICRA)
Aviso Legal : Contacto : Putalocura.com - Sexo Amateur, Porno Gratis : Estadísticas mundiales de Putalocura.com : © 2011 Madrid