Acceso Miembros
Las mejores pilladas de Torbe en putalocura.com Las mejores parejitas de Torbe en putalocura.com Los mejores bukkakes de putalocura.com de la mano de Torbe El mejor Spanish Glory Hole en putalocura.com con Torbe La primera vez con Torbe en putalocura.com En la cama con Torbe en putalocura.com El Padre Damián dándole duro a las chicas de putalocura.com

Relatos porno

Los relatos porno, los relatos XXX más cerdacos, son unas de las especialidades que estamos preparando, bien calentitas, en la cocina de putalocura. Una cocina que tiene siempre los fogones ardiendo. Más o menos, igual que tu polla. Seguro que ya está tomando, de nuevo, vida propia y quiere saber lo que vamos a contarte sobre los relatos porno y XXX.

Pero, esta vez, vamos a pedir un poco de calma a tu polla. Solo un poco, ya que no va a tardar en ponerse a cien. El semen, con letra, entra. Y entra mucho mejor.

Hoy, la cosa va de relatos. De relatos porno y XXX. Y, si has llegado aquí es porque te ponen burrísimo. Pasen y lean, siempre con la polla en alto. 

Vídeos de relatos porno en putalocura

El camarada Torbe, fiel a su compromiso con el porno de calidad más calentorro, nos ha preparado una sección que no nos podemos perder. 

Se trata del apartado de la web dedicado a los vídeos de relatos eróticos y porno. Además, vale la pena que distingamos un poco los conceptos. Todos hemos crecido viendo, cuando éramos pequeños, las películas eróticas que echaban de madrugada. El erotismo italiano, por ejemplo, era toda una referencia. Pero, conforme crecimos y los polvos y las pajas se convirtieron en el alfa y omega de nuestras vidas, empezamos a pedir más. Más leche, más tetas, más penetraciones... A grandes rasgos, todo eso que hace que la polla nos reviente. Por lo tanto, nos aficionamos, de manera natural, al cine porno y a sus versiones XXX, es decir, las más radicales. Sin tapujos, a follar desde el minuto uno y con la mayor cantidad de fluidos, gritos y posturas inverosímiles. 

Las imágenes de estos vídeos sacan nuestro yo más sexualmente salvaje. No lo podemos remediar. Además, putalocura nos permite ver estos vídeos con la mejor calidad, la calidad HD. De manera que nos podemos hacer pajas aprovechando nuestros ordenadores, tablets, móviles...

Sin embargo, ¿qué te parece si apoyamos estas imágenes en un relato que nos ponga más cachondos que una mona? Un relato que vaya in crescendo y acabe -cómo no- como en los buenos cuentos que decía el Chivi: con mucho sexo y poco amor. 

En cierto modo, es una manera de dar otra oportunidad a aquel erotismo con el que nos hicimos nuestras primeras pajas. Sí, vamos a dar una oportunidad al guión y lo vamos a hacer con convencimiento. 

Imagina que acompañas las imágenes más cerdas con comentarios que van subiendo tu excitación (y haciendo crecer tu polla, vamos a ser claros). Si has probado esa experiencia, sabes que los vídeos ganan, de esta manera, muchos enteros. 

De hecho, puede que, incluso, no acabes de ver el vídeo, debido a que se desborde la pasión (ya me entiendes). Si eso pasa, el objetivo está más que cumplido. Vídeo y relato han sido la fusión perfecta para ponértela gorda. 

Y es que el saber del porno no ocupa lugar. Aún nos queda mucho por contarte, así que te pedimos que sigas con nosotros.

Relatos eróticos y sexo

En un lugar de La Mancha (de semen seco) de cuyo nombre sí quiero acordarme...

El sexo, aunque no te lo creas, también se lee. Sí, has leído -valga la redundancia- bien. 

Hay personas que fueron bendecidas con un don (la típica polla gigante de algunos negros también es un don acojonante...) para follar, pero también para contarnos cómo follaban. 

Nos hacían partícipes, en sus relatos porno y XXX, de sus brutales penetraciones, lefadas en la jeta de las tías o cubanas que marcaron una época. Vamos a decirlo claramente: no podemos prescindir de sus historias. 

Quienes tienen ese don saben que pueden poner cachondos a los demás mediante las crónicas de sus encuentros sexuales más salvajes. Son la voz de la experiencia, auténticas pollas parlantes que saben bien qué desea cada coño. 

Aprendamos de los mejores y sigamos sus trucos. Ellos saben narrar un encuentro sexual como nadie. Generalmente, van de menos a más y provocan erecciones graduales, ya que te pones en la piel de los personajes de sus relatos porno. A veces, te cuentan relatos XXX muy radicales, en los que los protagonistas follan como cosacos desde el primer minuto. Las concesiones al guión son menores, pero la excitación será de gran intensidad. Te sentirás en medio de una bacanal de pollas que entran por coños y culos, sin tregua de ningún tipo. 

Por otro lado, hay tantos relatos como personas existen. Y da por hecho que vas a encontrar el tuyo. Puede que hayas empezado, en alguna ocasión, tu jornada de pajas un poco frío. No se trata, en este caso, de un tema físico, puesto que no has de desentumecer los músculos. Se trata, en esta ocasión, de que necesitas un estímulo y hay personas que van a poner tu erección en la rampa de despegue. 

Tienes mil y una fantasías sexuales para acabar siempre corriéndote. Y es que los relatos porno y XXX te trasladan a otras realidades que has vivido o desearías vivir. Volverás a follarte a colegialas, dar por culo a una azafata de avión o participar en una orgía con chicas asiáticas. 

En todo caso, se trata de aumentar el morbo y disfrutar de la placentera sensación de ponerte cachondo. Y puedes leer los relatos solo o acompañado. Ya estás sobre la pista de ese deseo que tanta excitación ha provocado en tu mente calenturienta, la cual es la mejor aliada de tu polla. Juntas son imparables y lo van a demostrar. Las posibilidades son infinitas y te podrás sentir tanto original como en sintonía con miles de personas que han tenido las mismas perversiones sexuales que tú. Cuanto más bruto y sucio, mejor. Es tu sello personal. 

Por último, has de saber que tienes un acceso libre, sencillo y sin anuncios a estas historias de vergas, coños y culos. Desde cualquier parte del mundo, una polla se alza ante la lectura de los relatos porno y XXX. Y, si te animas, puedes enviarnos el tuyo.

Un saludo polla en alto.