Son muchísimos los hombres que prefieren un coño totalmente natural a uno agresivamente rasurado. En décadas pasadas era impensable encontrar a una mujer con el coño igual que el de una muñeca, no obstante en la actualidad existen unas cuantas amantes de lo tradicional que se mantienen firmes ante la presión de las modas pasajeras.

 

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

 

Donde hay pelo, hay alegría!

 

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

Donde hay pelo, hay alegría!

 

Donde hay pelo, hay alegría!