martes, 1 de Enero de 2002

Putalocura.com > Sexo > Mundo sexo > Salas X


Salas X

Las casposas salas X, que es lo que hay ahi dentro
En los años setenta afloraron como hongos las salas de cine porno. En ellas se juntaban las represiones sexuales de cuarenta años

En los años setenta afloraron como hongos las salas de cine porno. En ellas se juntaban las represiones sexuales de cuarenta años, con el fetichismo de la sala de cine oscura para hacer sexo.

En estas salas moraban las pajilleras( señoras que ejercían su labor entre las butacas de patio, y los palcos, a cambio de un dinero), los pajeros(tíos salidos ávidos de ver tetas y coños en tamaño king size), los acomodadores(que más que a acomodar se dedicaban a limpiar los lamparones de leche de las butacas y el suelo, a base de un inconfundible desinfectante con olor a pino, para tapar el hedor del sexo alli practicado), la taquillera (que solía ser una solterona reprimida que se hacia una buena sesión de dedos cada vez que se proyectaba una película)... En esta primera época también empezaron a ser refugio de maricas antiguas y rancias, que iban allí a ser pajilleros de todo espectador que se dejase.

A lo largo de los años ochenta, las salas x viven su máximo esplendor antes de la llegada del magnetoscopio, y la invasión del porno casero. La represión, ya más lejana, deja entonces paso a un "apocalipsis sexual", que convierte a estas salas en verdaderas orgías y en grandes cuartos oscuros de sexo hetero y homo.

 

Salas X

 

Es cuando llegan a ocupar el puesto de las pajilleras , las profesionales de la calle, que utilizan el calor y la oscuridad del proyector para hacer allí sus servicios. El patio de butacas, los urinarios, el gallinero, son utilizados para descargar el calentamiento que las películas porno suecas, alemanas, inglesas provocaban en los sórdidos clientes que pagaban su sesión continua desde las diez de la mañana.

Precisamente los jubilados se erigen en los principales clientes de las salas x, pues allí pasan muy bien el día, en vez de estar paseando por la ciudad como alma en penas, se meten en un agujero poco ventilado con un rancio olor a sexo y humanidad, para que allí pajearse y que desdentadas fulanas les hicieran una mamada por veinte duros.

Chaperos, moros, putas, pajilleros, mariconas viejas, y demás "basura alógena" eran fauna habitual de las salas x, a las que acudían gentes de todos los estratos sociales, unos por no poder acceder al sexo normal ( freaks pajeros que solo tienen sexo pagando) y otros por pura degradación y vicio por hacérselo con vagabundos, yonkies, jubilados malolientes etc...

 

Salas X

 

Pero fue la llegada de internet y los sex shops lo que supuso el fin de estas salas, que fueron desapareciendo poco a poco, hasta quedar solo una o dos en cada gran ciudad.

En la actualidad, siguen conservando el mismo espíritu y la misma estética, y casi todas son de ambiente gay, grandes cuartos oscuros desde por la mañana, perfectos para señores casados, gays reprimidos de doble vida...

La edad media de los asistentes a las sesiones porno en salas x ronda los sesenta años, el perfil medio es el de un jubilado con la dentadura negra, sudoroso, calvo, y trajeado en invierno, o con guayabera y bambas de tela en verano.

Allí los chaperos rumanos, magrebies, polacos... les sacan el dinero de la pensión a cambio de una mamada.

 

Salas X

 

Y es que además de prostitución , en las salas x hay verdaderas mafias de corrupción y delincuencia protagonizada por estos inmigrantes, que suelen desvalijar los cristos de Dalí de oro y los solitarios y sellos que llevan los pobres desgraciados que tienen como hogar estos cines, que al final se regentan como una pequeña familia en la que todos se conocen. Los borrachos terminales acuden fielmente a los bares a penar allí su patética existencia, y los pajeros reprimidos acuden a estos grandes templos del onanismo colectivo, para hacer del sexo algo sucio, desagradable e innoble: justamente su concepción del mismo.

Son testimonio social y estético de lo bajo que puede caer el ser humano, por no saber asumir el sexo como una necesidad fisiologica natural, y verlo como algo malo de lo que compadecerse y sentirse inmensamente culpable. Y es que hasta los animales optimizan más el sexo que algunas personas muy desgraciadas por su cerrada mentalidad, y su desagradable apariencia física que les lleva a obsesionarse por algo tan natural como es folllar. Lo triste es que volvemos para atrás y que desde instituciones a medios de cominicacion la represión vuelve a inundarlo todo otra vez...Menos mal que queda internet para ellos.


Tags: salas+x - cine - porno



Comentarios
Deja tu comentario

Nick
Comentario








LOS VIAJES DE TORBE Portugal Lituania Los Viajes de Torbe Alemania Argentina Canadá República Dominicana Hong Kong USA Bélgica Grecia Chile Marruecos Perú Praga Rusia Thailandia Uruguay Holanda Suiza Paraguay Budapest



 







 
 
 
     
 
SECCIONES

18 U.S.C. 2257 Record-Keeping Requirements Compliance Statemen : Please visit EPOCH.COM, our authorized sales agent : Billing Support
Abandona esta web si eres menor de edad : Web de contenido adulto (siguiendo la normativa especificada en la ICRA)
Aviso Legal : Contacto : Putalocura.com - Sexo Amateur, Porno Gratis : Estadísticas mundiales de Putalocura.com : © 2011 Madrid